Entradas

Síntesis de la píldora formativa: MW 4.0. Y nosotros… ¿hemos evolucionado?

Que el mundo ha cambiado es una evidencia 1A según Nuria Salvat, experta en comunicación científica en el ámbito de la industria farmacéutica y miembro de nuestra asociación desde 2011. La pregunta es si también nosotros, los redactores médicos, hemos sabido adaptarnos al cambio y aprovechar todos los beneficios que nos ofrece.

Nuria Salvat no ha dudado en desgranar y explotar las oportunidades que la era digital trae consigo y ha centrado sus esfuerzos en los últimos años en buscar nuevas formas de comunicar la ciencia. En una píldora concentrada de conocimiento y experiencia compartió con nosotros algunas de sus impresiones, reflexiones, ideas y consejos sobre la figura del redactor médico y nos ofreció la visión que la industria tiene de este preciado perfil profesional. Las noticias son buenas para nosotros pues ella ve una oportunidad de negocio para quien quiera y sepa aprovecharla.

La pandemia ha sido un catalizador del teletrabajo y ello ha supuesto un problema para muchos negocios; pero no para nosotros, los redactores médicos, pues es una condición que ya tenemos integrada en nuestro ADN.

Según Nuria, nuestro sello de distinción, y nuestra razón de ser, es que somos expertos en dos disciplinas: la ciencia y la comunicación. Por ello, considera que debemos aprender a poner esto en valor porque se trata de un arte, el de comunicar el mensaje con el registro o el «tono» adecuado.

Como conocedora de la industria y de las necesidades de comunicación actuales de los profesionales sanitarios, Nuria nos invita a los redactores médicos a no centrarnos únicamente en el altamente regulado y constreñido ámbito de los protocolos y de las publicaciones científicas, y a ser capaces de ampliar nuestro registro: «La ciencia debe comunicarse con rigor, pero no tiene por qué ser aburrida; y cuando no sea aburrida, que también estemos nosotros ahí para comunicarla», sostiene.

En la era que nos ha tocado vivir prima la imagen, la inmediatez, la brevedad, la rapidez, lo digital… Nuria nos insta a buscar la manera de dar a conocer la ciencia por múltiples canales (omnicanalidad) en forma de resúmenes, píldoras y nuevos formatos. En esa búsqueda, «si bien el mensaje es el rey, el tono es la clave», dice, y asegura que no es fácil encontrar profesionales que sin alejarse un ápice del rigor científico tengan esa capacidad de transición, de moverse de un registro a otro empleando un abanico de tonos más comunicativos para divulgar los puntos fuertes de un producto. «Han cambiado las reglas — añade— y la ciencia se discute y se da a conocer de manera distinta». Si queremos tener una comunicación fluida con los profesionales sanitarios debemos arriesgarnos y dar el salto a hacer cosas nuevas: hablar de innovación y de ciencia usando unos formatos más dinámicos, desde un dispositivo móvil, empleando nuevas maneras de compartir información, con formaciones interactivas…. Como redactores médicos expertos en abstracts y manuscritos, entre otros, se nos abren multitud de posibilidades que ofrecer cuando nos llega un proyecto a nuestro buzón de correo: infografías, podcasts, resúmenes (abstracts) visuales, difusión en redes sociales, vídeos, noticias…

«Debemos pensar en plural y ser los guionistas de la película que queremos contar por diferentes canales. Es momento de empezar y decidir dónde queremos estar. Ahora o nunca», concluyó.